TE SIGO EXTRAÑANDO


Cuantas veces toque tus rostro por las noches
te mire a los ojos y te ame
cuantas noches te anhele junto a mi…
y odie la distancia por no tenerte aquí.

cuantas veces él llanto fue mi refugio
enloqueciendo al escuchar tu voz
cuando decías te amo, y yo...
volando en la alegría del momento.

__ me pregunto
cuantas noches seguiré extrañándote
cuantas noches más durara el sonido
de esta lejanía extrañándote
cuantas más…
cuantas…

Oh... cuantas veces le implore a Dios
que un día fueras para mi…
que juntara tus labios como aquella noche
cuando toque tu puerta y nos besamos como locos...
oh... y al amanecer
se derritieran las imágenes en mis ojos
solo fuiste parte de un sueño…

__ me pregunto otra vez...
cuantas noches seguiré extrañándote
cuantas noches más durara el sonido
de esta lejanía extrañándote
cuantas más…
cuantas…


ROMINA CAVERO.

ESTA NOCHE

 

Esta noche mirare mi ventana
y le cantare a la luna hermana.

Esta noche me acordare de mí…
y me diré cuanto me amo.

Esta noche seré mi padre y mi madre,
Y me abrazare con fuerza…
para no tener más frio.

Esta noche solo le hablare a mis ojos dormidos,
Le pondré paisajes de paz y amor,
Para que las pesadillas no me despierten.

Esta noche cantare con el palpitar
de mi corazón…
para saber que aún respira con amor.

Esta noche me devolveré la alegría,
Para no olvidar la razón de tanta
Filosofía.

Esta noche me querré profundamente
para sentir en mi ser…
la intensidad de mi alma y mi corazón.

Esta noche me entregare fortaleza…
por las lagrimas que perdí,
me hablare en susurros y sentiré
el temblor en mi interior.

Esta noche seré tan mía…
besándome hasta el alma
con perfumes de poesía.

Esta noche fluirá mi cuerpo
con toques de dulzura,
porque…
esta noche me amare…
como nunca antes nadie me amo.


ROMINA CAVERO.

SI LAS GOTAS DE LLUVIA NO MOJARAN...


Si aun cayeran mis lagrimas con cada hoja
de aquel antiguo árbol… se secaría el cielo
y no habría más lluvia para crear esperanza.

Si aquel sol no alumbrara en mis mañanas
mi alma vagaría moribunda….
por las calles del olvido.

Si aquel otoño aun durara en mi corazón
no entraría más que la tuerca oxidada,
y cada pesadilla sería una tortura.

Si aquel mar azul no lavara mis heridas cada día
mi cielo no tendría sol…
ni mis noches luna.

Si cada sueño de mi corazón no viviera
me hundiría con mis lagrimas
y caería al pozo de la tristeza.

Si mi fe y mi voluntad no avanzaran
mis temores amedrentarían gobernando mi mente,
siendo presa fácil del miedo que sería mi ruina.

Si aquella mañana, al mirar el llover de sus cielos,
no me hubiera enternecido...
olvidaría que aun puedo ser parte de aquel cielo.

Si su noble corazón nunca hubiera latido para mi…
nunca entendería porque se debe seguir sin mirar atrás,
y jamás sabría... que los sueños también se hacen realidad.


ROMINA CAVERO.

MELODIA ÍNTIMA




Tiene en sus labios….
el sabor dulce y el color vivo de una cereza,
en los muslos…
el aroma a chocolate,
sus ojos…
el azul mar…,
y…  en cada partícula de su piel…
un comestible interminable.

Tiene en sus besos…
el majar más dulce,
en su mirada…
el fuego para arder por la eternidad,
en su cuerpo…
el calor para gritar de vehemencia.

¿Y en las noches solitarias?
solo  la añoranza de sentir en su piel
el elixir de la magia deseada…,
un anhelo...
que perfuma alrededor de pasión…,
un cáliz...
con miel de tanto dulzor,
una mañana…
esperando la unión,
un aliento...
que termina con la alianza del amor.

 

ROMINA CAVERO.

EL SUEÑO LARGO


Había dormido de largo...
sonreído al cansancio y a sus ojos pálidos,
avivado en ellos... la esperanza.

Había sentido el palpite de sus lagrimas,
de aquella helada en su vientre...
el alma pura de la luz

Había perdonado sus azotes,
su alma cruda, deseando su regreso...
había suplicado a Dios sus lagrimas de amor.

Había roto mi corazón...
para construir con él... ¡un cofre de dolor!
habíendo matado la esperanza aquí.

Sin pensar en un mañana... en nada, 
regresaría al fin…
aquella añoranza que llaman “felicidad”

ROMINA CAVERO.

SALADA GOTA


Cae una gota de lluvia sobre mi pecho,
se cierran mis ojos,
un péndulo cicatrizado se abre.
regresa lo dormido al presente…
los cielos llueven otra vez.

La tierra se hace fértil con la lluvia,
y las semillas brotan con un nuevo color,
miran en aquel… al hormiguero ausente,
y la hormiga olvidada dice gobernar.
todos me miran cerrando mis ojos,
abriendo mi pecho para dejar caer de ahí…
mi corazón.

ROMINA CAVERO.

UN TRECHO ANTES DE LA LUZ



Si las líneas de mis manos hablaran
y cada centímetro de mi piel marcada digiera
lo mucho que pase para llegar aquí…
el dolor, las tristezas y las penas
todas en un mar de llanto profundo en delirios.

Padecí de frio en mi propio corazón,
me inunde de soledad y vacio…
grandes heridas cavadas por mi propia tortura
me dolían a morir… como punzadas de espinas
que sangraban por las noches con mis lagrimas.

Mientras la luna alumbraba mi ventana
mis ojos se cerraban y lloraban para no ver la luz
y tan solo cubrirme de sabanas para no dejarla entrar mas
así fue… fui verdugo de mi propia alma
la fui aniquilando sin darme cuenta.

Una noche, un mañana…, una tarde quizá…
no lo recuerdo claramente pero nació de mi piel
la primera marca que hablo de mas por mi…
me abrió los ojos y me saco de la oscuridad,
y sentí él un suspiro en mi oído diciendo: mira… mira…
y voltee a ver con asombro, era yo… o lo que quedaba de mi.

Y la voz regreso y me dijo: esto eras tú y esto eres ahora
mírate y dime ahora… ¿Qué prefieres?, mire confundida, miedosa
y pude respirar un poco cuando lo vi asomar a mi…
vi entre tanta oscuridad un grano de luz que me ayudo a alumbrar
la cueva más profunda que jamás había visto en mi vida,
era mi propia tumba, cavada día tras día por mi sufrimiento y dolor…
era tan honda que no alcance a ver el final.

Y así fue, por fin después de tanto tiempo alguien me dijo en la cara
abriéndome los ojos a la fuerza, que esa niña muerta no era yo
si no un demonio malo que solo me asfixiaba para dejarme morir...
debería abrir las cortinas para dejar todo ese aire limpio cruzar,
y me lavo las herida del corazón… las cicatrizo con amor.

Me ayudo a sobrevivir desde la muerte en mi interior,
a tapar tan honda tumba de dentro de mi…
y pude ver el destino escrito en mi piel otra vez…
mi corazón latir, sentir otra vez... la verdad de un camino de luz,
de este destino que se escribe con mi sangre…
y se nota en cada fibra más profunda de mí ser...
mi alma y mi corazón.


ROMINA CAVERO.

LE RUEGO A DIOS


Ruego a Dios que bendiga tu alma
que le de aliento de humildad
para que no tropieces donde pisen tus pies.

Le ruego a Dios bendito que sea ¡él…!
quien te lleve por el camino del amor
y te abrase para iluminarte.

Ruego a mi Dios santo
que sea a él quien veas
mientras la noche te cubre.

Le ruego a mi Dios que nunca te falte
salud y amor, le ruego que nunca
derrames una lagrima de dolor.

Le ruego a Dios divino
que nunca te falte el pan en tu mesa
y siempre te acompañe donde vayas.

Ruego a mi Dios, padre eterno, que seas feliz
donde sea que estés… porque fue ¡él!
quien me regreso la vida del más allá.



ROMINA CAVERO.

COMO SI FUERA LA PRIMERA VEZ. ( canción de amor )



Ahora puedo decir otra vez…
mi corazón volvió a latir.
estoy sintiendo el amor en mi interior,
las mariposas volar…
no existen más jaulas de horror
que compriman mi corazón.

(CORO) Y vuelvo a cantar otra vez
hablar de amor…
es la segunda vez que toco mi corazón,
arde tan Dentro de mi…
como si fuera esta vez…
la primera vez…

Ahí… siento el temblor adentro
es el fuego del amor que volvió
a tocar las puertas de este corazón…
tan fuerte y tan dentro de este loco corazón
cansado de la soledad…,
canta ahora de emoción, estoy aquí…
otra vez, hablando de amor…

Es difícil creer lo iluminado
que se siente mi corazón…,
es este amor… el único que cruzo
es este amor… el único que curo
las tristezas que consumían
mi interior…

ROMINA CAVERO.

AMOR... POEMA DE DOS



Quiero perderme contigo en la oscuridad de nuestras ideas
y en el mar de tus caricias encontrar el aliento,
luego…
ahogarme con tus suspiros,
fundirme en el sol y caer como luz cálida en tu cuerpo atleta.
desterradme después para robarte un beso…
y besar cada rincón de tus gritos bebiendo de tu sed de amor
llenándote de suspiros cuando la noche se aproxime
así iluminar tus días y noches con tu sed de ser mi orilla del mar
para bañar cada escondite de tu ser…
amarte nuevamente y a cada momento,
y yo…, te mezclare de sabores al abandonarme
en cada movimiento, en cada respiro,
gritando por los poros la pasión de amarte.
mientras…
saboreare el perfume de tu piel a cada instante
deseándote cada día más…,
luego caeremos como estrellas doradas a consagrar la magia
de esta eterna espera.
será el susurro que gritara por los dos,
es poema de dulce amor…
sensaciones que dicen y desvelan nuestras almas,
amando, gritando, saboreando versos al cantar…
es por eso…
que eres la estrella de luz que ilumina mi corazón…
y por eso, esa luz inundará tu alma,
y mis manos le danzaran a tus ojos esta melodiosa canción
de eterno sentimiento…,
entre los sabores ocultos de la lejanía y del pasado,
encontrémonos…
huyamos para darnos esa oportunidad de llegar a la luna,
cargarnos de su magia y recuperar los suspiros que abandonaron
y de las palabras que se perdieron en el olvido, rescatar solo aquellas
que nos harán felices…

M. M.  y  R.  C.

UN DESEO



Regálame un beso… ¡el ultimo!
antes de perderte por completo…
regálame la dicha de sentirme en tus brazos
al menos una vez en esta vida, oh… regálame un instante…
solo un instante de tu tiempo… antes de este adiós,
amore mío… piérdete conmigo sin más reclamos,
se un solo cuerpo con el mío… une mis entrañas con tu alma…
déjame ser tu piel por un día… dime que vendrás…
solo una vez en esta vida… dame la alegría de mirar tus ojos,
dime que no fue en vano todo este silencio… dime que en tu corazón
aun guardas aquella semilla que yo sembré con amor…
dime que cuidaras y la abonaras... que echara raíces para dar una
hermosa flor...digno de este amor con tanto fervor de mi corazón…,
dime que aún hay tiempo para unirnos los dos…,
aun si muriera por tu causa… no importa…, dime que vendrás...
dime que lo harás... quiero oír que moriremos juntos los dos…,
dime… amor mío… ¡no me mates con la mudez...! dame el respiro
para decirte una vez con el llanto de mis ojos… que es por ti...
por quien yo muero..., ¡te amo…!, no me mates así… ¡aun no!
no ha terminado esta historia…sigue fluyendo con agua tan vivo dentro de mi...
como aquel ayer... cuando te dije te amare hasta el fin…,
¡oh! déjame soñar déjame unirme a tu pecho tan solo una noche...
decirte lo que significas en mi… sintiendo en mis manos el temblar de amor
como el beso de una flor a otra flor...
cada latido…
cada suspiro…
cuéntalos por mi…
y dime... dime mi amor… ¿esto no es amor?
mira los hechos de mi corazón…ellos hablan
más que mil palabras aquí…
dame un beso… uno.. tan solo uno... y dime después…
¿me dejaras partir?

 
R. C.

NO LLORES POR MI AMOR MIO


"Tu mirada... oh...! se me pierde amor mío
tan lejana al vidrio de mis deseos casi muertos…, culpable es esta alma vieja
que no tarda en llevarme a la oscuridad que persigue, mi sueño se disipa desde el otro extremo
sonriendo tras el llanto oculto de perder si caigo en sueño profundo...,
déjame ir ya amor mío…, y caer como gota de lluvia llorando de amor por ti...
consolándote desde arriba con cada lágrima que sale de este puro amor, déjame amor..., déjame…
antes que Dios empaque mi alma y deje caer este viejo cuerpo frente a ti.
No llores amor mío…, que guardo el llanto por ti, en estos ojos que siempre te gustaron,
Pura esencia de una vida amando, lluvia fresca…, lo único ya de mi…,
eterno elixir del sentimiento que mantengo firme por amarme así."

*****

Hooo, el frio se siente fuerte en mis pies, parece que hoy no saldrá el sol mi amor,
si al final de la tarde me ves tiesa…, no creas que he muerto amor mío
no lo creas…, no lo le creas…, te lo imploro...
solo estoy vieja y colmada de algodones en la blanquecía de mis canas
te ruego amor mío..., no pienses..., no estoy muerta, no lo estoy…,
solo es el tiempo que mato mis líneas arqueadas y esta piel que cada día cae mas,
si…, yo se que ya no doy grandes giros como ayer y se…, que hoy parezco más un vegetal.

Veo…, mis manos tan cansadas por tanto escribir sin poder hablar
siento que este será el fin…, siento el sincero latir en mi corazón
tan silencioso y lleno de paz y en mis manos se ven las líneas cansadas de la lucha sin flaquear
hoy…, quisiera mantenerme de pie…, lo deseo tanto, ojala pudiera darle el último beso…
…siempre lo he amando como rey, cada segundo se lo he recordado, lo sabe bien.
Todos dicen..., lo difícil de regresar a estar de pie y que el cuente los minutos junto a mí,
los escucho susurrar tras la puerta, ellos creen que no escucho ya…,
pero yo sé..., ellos se equivocan, aun puedo darle un verso de pie cantando a mi amor
aun..., hay mucho aquí dentro..., Dios si él me oyera le diría que mire dentro de mis ojos,
ellos nunca le mintieron lo aman como ayer y si ahora lloran en silencio
es porque aun se desvelan por él.

Amor mío..., no me dejes morir...
te ruego..., no permitas que me entierren antes de cantar mi último verso para ti
después..., ofréceme un beso, un último, antes de partir...
amor mío, no quiero morir..., no quiero...
pero sé que agonizo..., y es fuerte este dolor de sentirte sufrir por mí.
te veo junto a mi cama hablándome y al cerrar la puerta escucho tu llanto gritándole a Dios
furioso de mi mal, solo mis ojos hablan ahora lo sé…, consolándote sin poder hacer mas nada
quizá…, es mejor partir ya, te amo demasiado para verte llorar así...
por causa de esta lenta agonía por no dejarte si muriera hoy
pero..., basta, no llores mas, aceptare al destino porque te amo.

Dejo…, un último verso junto a la almohada.
La escribí ayer antes de esta dolorosa agonía, algo dentro de mi dijo que mi hora llegaría
y…, quise decir algo antes de aceptar este cuerpo morir…

*************************

“Esta carne pronto polvo será
pero mi alma en tu corazón
¡vivirá!, profundo, tan dentro
cuando pienses en mi.

Escucha estas líneas mi amor
mi cuerpo ya se va…
imagina lenta mi voz porque
susurrante con el viento.

En cada gota que caiga
del cielo te sentiré
porque serán mis lagrimas
las que mojen tu piel.

Y…, cuando veas la luna
recuerda que ahí…, tejía
mis versos
para ti…”



ROMINA CAVERO.

TENAZ MASCARA


         

Imagino su tristeza
Cuan luna empapada
Tejiendo telarañas
De marcada corteza.

Lo imagino friolento
En aquella helada
Cuan brindis añejo
En el filo firmamento.

Imagino sus ojos,
Rojos del frio…
Abrigado de arañas
Del aquel sucio agujero.

Lo imagino sonriente
De los dientes afuera
Y de la garganta abajo
Un oscuro secreto.

UNA VEZ MÁS...



 UNA VEZ MÁS

Esta mañana sin querer te encontré
Te vi al fin
Sin pretender vi en tus ojos azules
Al hombre bello que ame alguna vez,


Tan perfecto…
Hermoso y de alma artista…,
Tienes en cada mirada la ilusión viva de renacer
La dicha de una experiencia cumplida

Eres, el yo masculino
Que nació en mí corazón, tan dentro de la artista incomprendida,
Te vi…, sentí otra vez el cosquilleo al mirarte,
Hombre de pasión tan puro que quisiera volver amarte,

Hundirme una vez más en ti
Caer rendida sin aliento a tus brazos,
Besarte, darte la libertad de tomarme libremente
Solo para ti…, dispuesta completamente

Rendida estoy, tan fresco al recuerdo,
Tan cerca…, que podría ir ahora…
Matar de una vez esta última llama que aun arde
Morirme con tus besos lentamente

Respirar tu aire, disolverme del perfume de tu piel
Ese suave aroma que penetraba hasta mi alma
Llenándome de grietas que solo hablaban de ti
Ofrecida siempre sin rodeos.

Abrigarte en mi cuerpo una vez más deseo…
Aquí muy dentro, en mí
Solo una vez…
Una vez más.


 

EL SABOR DE TU BOCA



Hoy en la mañana descubrí un bombón cubierto de papel en color matiz
Tenía un moño en color rosa decía: “para ti con mucho amor”
Un lenguaje extraño se escucho, mientras algo se apoderaba de mí
Empecé a cantar con fuerza y devoción.
Hace mucho que no cantaba y sonreía así
Mi cuerpo empezó a contornearse entrando en un transe de excitación
¡Oh que delicioso sabor!
Su cuerpo bañado de chocolate espumeante interior
¡Hm! Que agradable placer
Mi boca se deleitaba de tan sensacional sabor
Mientras me aproximaba al corazón descubrí algo que no resistí deleitar
Era tu boca roja que decía “bésame”
Mientras mis labios cobraban vida yo te bese
jamás un ósculo me mato
Este me llevo de la tierra al cielo con tal rapidez que cuando ¿desperté?
Solo vi nubes y a ti mirándome.