UN TRECHO ANTES DE LA LUZ



Si las líneas de mis manos hablaran
y cada centímetro de mi piel marcada digiera
lo mucho que pase para llegar aquí…
el dolor, las tristezas y las penas
todas en un mar de llanto profundo en delirios.

Padecí de frio en mi propio corazón,
me inunde de soledad y vacio…
grandes heridas cavadas por mi propia tortura
me dolían a morir… como punzadas de espinas
que sangraban por las noches con mis lagrimas.

Mientras la luna alumbraba mi ventana
mis ojos se cerraban y lloraban para no ver la luz
y tan solo cubrirme de sabanas para no dejarla entrar mas
así fue… fui verdugo de mi propia alma
la fui aniquilando sin darme cuenta.

Una noche, un mañana…, una tarde quizá…
no lo recuerdo claramente pero nació de mi piel
la primera marca que hablo de mas por mi…
me abrió los ojos y me saco de la oscuridad,
y sentí él un suspiro en mi oído diciendo: mira… mira…
y voltee a ver con asombro, era yo… o lo que quedaba de mi.

Y la voz regreso y me dijo: esto eras tú y esto eres ahora
mírate y dime ahora… ¿Qué prefieres?, mire confundida, miedosa
y pude respirar un poco cuando lo vi asomar a mi…
vi entre tanta oscuridad un grano de luz que me ayudo a alumbrar
la cueva más profunda que jamás había visto en mi vida,
era mi propia tumba, cavada día tras día por mi sufrimiento y dolor…
era tan honda que no alcance a ver el final.

Y así fue, por fin después de tanto tiempo alguien me dijo en la cara
abriéndome los ojos a la fuerza, que esa niña muerta no era yo
si no un demonio malo que solo me asfixiaba para dejarme morir...
debería abrir las cortinas para dejar todo ese aire limpio cruzar,
y me lavo las herida del corazón… las cicatrizo con amor.

Me ayudo a sobrevivir desde la muerte en mi interior,
a tapar tan honda tumba de dentro de mi…
y pude ver el destino escrito en mi piel otra vez…
mi corazón latir, sentir otra vez... la verdad de un camino de luz,
de este destino que se escribe con mi sangre…
y se nota en cada fibra más profunda de mí ser...
mi alma y mi corazón.


ROMINA CAVERO.

LE RUEGO A DIOS


Ruego a Dios que bendiga tu alma
que le de aliento de humildad
para que no tropieces donde pisen tus pies.

Le ruego a Dios bendito que sea ¡él…!
quien te lleve por el camino del amor
y te abrase para iluminarte.

Ruego a mi Dios santo
que sea a él quien veas
mientras la noche te cubre.

Le ruego a mi Dios que nunca te falte
salud y amor, le ruego que nunca
derrames una lagrima de dolor.

Le ruego a Dios divino
que nunca te falte el pan en tu mesa
y siempre te acompañe donde vayas.

Ruego a mi Dios, padre eterno, que seas feliz
donde sea que estés… porque fue ¡él!
quien me regreso la vida del más allá.



ROMINA CAVERO.

COMO SI FUERA LA PRIMERA VEZ. ( canción de amor )



Ahora puedo decir otra vez…
mi corazón volvió a latir.
estoy sintiendo el amor en mi interior,
las mariposas volar…
no existen más jaulas de horror
que compriman mi corazón.

(CORO) Y vuelvo a cantar otra vez
hablar de amor…
es la segunda vez que toco mi corazón,
arde tan Dentro de mi…
como si fuera esta vez…
la primera vez…

Ahí… siento el temblor adentro
es el fuego del amor que volvió
a tocar las puertas de este corazón…
tan fuerte y tan dentro de este loco corazón
cansado de la soledad…,
canta ahora de emoción, estoy aquí…
otra vez, hablando de amor…

Es difícil creer lo iluminado
que se siente mi corazón…,
es este amor… el único que cruzo
es este amor… el único que curo
las tristezas que consumían
mi interior…

ROMINA CAVERO.