EL BUEN DICHO





Como dijeron los viejos poetas
el verdadero dulzor solo se siente cuando
se prueban también las gotas amargas

No soy quien para juzgar al mundo de su miseria,
menos cantarle buenas nuevas…
al que no posee oídos, pues mi miseria va mas allá…
sin rumbo fijo.
Alcanzar la gloria es un dicho
la acción vana es la patada que corrompe al dicho.

Cada golpe enseña…
cada cicatriz recuerda…
y cada lagrima derramada por la vida
jamás regresa.


ROMINA CAVERO.